viernes, 12 de junio de 2009

Deseo


Desearle, me parece de lo más natural, es algo siempre latente en mi.
Aceptar cualquier tipo de situación forma parte del juego.
Hace que el sexo se convierta en un placer exultante.
Ha convertido mi innata curiosidad en una diversión.
Me gusta provocarle.
Debo ser una saludable perversa.
No dejo de sorprenderme a mi misma de a donde he sido capaz de llegar.
A través de sus manos he descubierto toda mi capacidad de sentir, cada poro de mi piel exuda deseo.
Perfecta su risa, seduce y lo sabe, rendirse a sus pies es imposible evitarlo.
Me encanta chupársela, seguramente no soy la mejor haciéndolo, pero me provoca tal placer que seria capaz de hacerlo a cualquier hora, en cualquier lugar.
Mirarle, observar los movimientos de su cuerpo impecablemente vestido, lentamente desnudarle, acariciarle, notar su calidez.
El sabor de su boca, jugar con su lengua, notar la humedad entre los muslos, vibrar con su fuerza, mi cuerpo se me escapa.
Su boca en mi sexo, tiemblo y me entrego.
Hay algo mejor que eso??
Imposible escapar.

6 comentarios:

Shang Yue dijo...

sin deseo no hay sentir.
sin sentir no hay vida.

sin vida tampoco deseo.

Lydia dijo...

A veces nos cuesta creer que el deseo nos pueda... pero nos dejamos llevar hasta que ese deseo se llega a cumplir, para luego volver a desear.

Gerard T. dijo...

El sexo sin deseo se convierte en algo banal.

Dr.Mikel dijo...

En una cosa tienes razón, no sé porque, quizas por desinformación o por falta de comunicacion, pero que pocas mujeres saben hacer un felatio como dios manda.

Touchè dijo...

Me he quedado sin tabaco.
Alguien tiene un cigarrillo??.

Es que después de comer es lo que más apetece.
Eso... y volver a comer otra vez.

POEM dijo...

el deseo es lo unico que cuenta

es lo unico que me calienta


(me encanta lo de impecablemente vestido...mmm

qué morbo!!)