jueves, 15 de octubre de 2009

Post invitado. Erase una vez..



Post de L. (Querida estás en tu casa, es un placer para mi)

Erase una vez una mujer que disfrutaba masturbándose siempre que sentía cosquillitas en el coño. Y colorín colorado ..

Siempre he sido una mujer muy sexual. Quizá esté mal que lo admita, pero no me gusta la hipocresía.
Desde siempre disfruté viendo como un hombre se excita, como va perdiendo los papeles, como cambia su mirada, la manera de tocarte.
Algunos dirán de mi que he sido un poco calienta pollas, quizás en parte sea cierto, pero siempre me ha gustado notarlo, y quien diga que no disfruta viendo como un hombre se pone como un loco por el roce de sus manos miente. O aplícalo a una mujer, me vale eso también.
He tenido varias parejas a lo largo de mi vida, pero el hecho de tenerlas no ha evitado que yo siguiera dedicándome siempre que me apetecía al noble arte de “hacer manualidades” y cada vez me gusta más como lo hago.

Cuando era jovencita me gustaba el chocolate con leche: ahora me gusta más amargo y puro, en algunas de mis fantasías actuales (eso no se lo he contado a mi chico, lo leerá ahora por primera vez., bueno cariño, yo soy así ) ese chocolate amargo también lleva leche, la que más me gusta, por supuesto, la de su polla.
Pues bien, al igual que mis gustos en cuanto al chocolate y al vino han madurado, también mis gustos masturbándome han cambiado.
Hace un par de años no había nada que me hiciera disfrutar más que acariciarme el clítoris, ir mojándome poco a poco al mismo tiempo que me pellizcaba suavemente los pezones, simulando pequeños mordiscos, con eso tenía suficiente.
Dios, el Diablo, la reencarnación de la puta de Babilonia o la herencia de María Magdalena, alguna María Magdalena rubia de pezones sonrosados, me ha dado unos grandes pechos capaces de llevarme por si solos al éxtasis.

Acababa (y sigo acabando)lo suficientemente empapada como para que mis braguitas queden inservibles, y un denso aroma a mi donde estuviera, porque esa es otra, alguna vez me he masturbado en el agua, en la arena… cosas que pasan.

Hoy por hoy, mi modus operandi ha cambiado.

Tengo un vibrador plateado,tiene el tamaño justo y lo que más orgasmos me arranca es tenerlo dentro del coño imaginando que es su polla, mientras me acaricio el clítoris. También tengo otro pequeñito, sólo para el clítoris, soy de la era digital al servicio de las nuevas tecnologías, ya se sabe..
Mientras me toco recuerdo como él me toca, como sus dedos se mueven dentro de mi, como me mira con esa cara de lascivia cuando se va a correr, cuando me agarra de la coleta y me muerde la boca, cuando me coje por detrás y siento su polla rozándome el culo.. Porque sabes? soy una mujer tímida y pudorosa al mismo tiempo, y aunque hay cosas que no hemos probado, por circunstancias de la vida, alguna vez me he masturbado y he acabado corriéndome como una loca, con el coño casi tan empapado como cuando me mete su lengua dentro, imaginándome lo que es sentirlo dentro del único agujerito que aún no ha probado..y no, no me refiero al del piercing de mi ombligo.

10 comentarios:

Gerard dijo...

Fantástico relato. Me gusta la forma en la que describes tus pensamientos y tus sensaciones y como ellos van cambiando con el tiempo.

Un beso!

ivan dijo...

Se evoluciona en todo...

Envidio a tu chico.

Me ha encantado la entrada.

Anónimo dijo...

gracias chicos,a los dos,me pasaré a cotillear por vuestros blogs ji ji...y sobre todo gracias a nikita por abrirme su casa..un beso preciosa,espero réplica ji ji
Besitos,L.

Deseo dijo...

Recuerdo como un dia fuimos mi chica y yo a un sex shop a comprar diversos juguetes. Eso cambio nuestra relacion por completo,enriqueciendola muchisimo mas.

Me encanta imaginarmela con un vibrador en su coño imaginando que piensa en mi polla...o no, eso es lo de menos.

un beso

Anónimo dijo...

claro..juguetitos para dos..mmmm
besitos,L.

POEM dijo...

los juegecitos son la polla

no sólo las vibradores también

las bolas chinas...

Anónimo dijo...

ves? de las bolas chinas no puedo hablar con conocimiento de causa..habrá que tomar unas clases...particulares ;P
besos,poem
L.

Lust dijo...

También me gusta masturbarme porque al fin y al cabo yo soy la persona que mejor conoce mi cuerpo. Creo que no es un sustituto del sexo en pareja sino un complemento, otro tipo de historia diferente.
Una entrada interesante
Un saludo, L.

Anónimo dijo...

Eso es,Lust...justo lo que tú dices..un complemento de pareja..se te ocurre algo más delicioso q jugar con tu chic@? ñammm...
saludos,iré a cotillear a tu blog si me lo permites ;P

Dr.Mikel dijo...

Pues ya sabes querida Niki, fantasia, deseos, lujuria, mucha mucha excitación, sobre todo que no se os olvide un buen lubricante con base al agua, y mucho mejor para perder esa virginidad te aconsejo un dilatador anal tipo EZE, que te ayudara a ampliar tu cavidad trasera sin sufrir durante el acto, al menos hasta que el canal anal y los musculos del esfinter se acostumbren.
Besos.