jueves, 19 de enero de 2012

Morning After




Puse la cafetera en el fuego y cruce la sala, era lo más parecido al escenario de una batalla campal,
entré en el dormitorio para llevarme el cenicero repleto de colillas, él estaba adormilado bajo el edredón
de plumas, al oírme dió un salto y dijo:
“te ayudo a recoger!”
“no, no es necesario, acuéstate anda” -le contesté-
“umm como me cuidas” -susurró mientras se metía en la cama otra vez-

Salí de la habitación con el cenicero en la mano y al llegar a la cocina tenía lágrimas en los ojos, sin entender muy bien porque, plantada delante de la cafetera esperando oír el gorgoteo del café y su aroma, resbalaban por mis mejillas una tímidas gotas.
Me pareció una situación tan tierna que me dejo descolocada.

Pienso en ello y no puedo evitar una sonrisa ahora, es tan capaz de provocarme esa ternura que me pone blandita por dentro, como encenderme hasta querer partirle la cara, con esas ganas de azotarle
hasta que me duela la mano,  lo malo es que no se deja, pero es muy divertido intentarlo..

Desayunamos y recogimos juntos ropa desparramada por el suelo y el sofá, consoladores, copas, vasos, platos con restos de pastel, kleenex...

Le acompañé a la puerta, nos despedimos con un cálido beso y nos sonreímos diciendo a la vez:
“flipante, no??”

Una noche flipante sin lugar a dudas.




5 comentarios:

Dantonmaltes dijo...

:-)

VESTA dijo...

Disfrútalo!!!!
;)

Princesa dijo...

Claro, ahora sé por qué no viste el partido ¡serás zorra! jajajaja

Besos rubia, así da gusto y por cierto, la descripción del café ha hecho que me llegue el olor y me apetezca uno ahora mismo.

Anónimo dijo...

eres la pera nikita... el cafeses...

escorts madrid dijo...

Es lo que tienen algunos hombres que te llegan muy a la fibra, tienen como dos facetas, una son super tiernos y te hablan suave y dulce que te derrites pero por otro lado te vuelve loca esa fueza y rudeza que les ves y te parece mentira que alguien con esa pinta pueda ser tan tierno. me vuelve loca esa dicotomía.